Envío gratis a partir de $599 MXN

Mitos y verdades sobre las comidas - Okko Super Foods

Mito: Algunas personas pueden comer todo lo que quieran y aun así pierden peso.

Verdad: Para perder peso, necesitas quemar más calorías de las que comes y bebes. Hay personas que parecen que pueden comer cualquier tipo de comida que quieran y aun así pierden peso. Sin embargo, al igual que las demás personas, para poder perder peso, tienes que usar más energía de la que ingieresva través de los alimentos.

Hay algunos factores que pueden afectar tu peso. Estos incluyen la edad, los medicamentos, los hábitos de la vida diaria y los genes que has heredado de tus padres. Si deseas bajar de peso, habla con tu doctor acerca de los factores que pueden afectar tu peso. Juntos pueden crear un plan para que puedas alcanzar tus metas de peso y salud.

Consejo: Sólo porque estes tratando de perder peso, no quiere decir que no puedas comer tus alimentos preferidos. Lo importante es que tengas un plan de alimentación saludable y si un día comes algo que engorda mucho, es decir, que tenga muchas calorías, trata de comer menos el resto del día o al día siguiente. Para esto es bueno fijarse en el número total de calorías que comes y reducir el tamaño de tus porciones. Encuentra cómo limitar las calorías en tus alimentos preferidos. Por ejemplo, puedes hornear algunos alimentos en lugar de freírlos o puedes usar leche baja en grasa en lugar de crema. No te olvides de llenar la mitad de tu plato con frutas y vegetales.

 

Mito: No debo comer comidas rápidas cuando estoy a dieta porque son una selección poco saludable.

Verdad: Es verdad que muchas comidas rápidas no son muy saludables y pueden hacerle aumentar de peso. Sin embargo, si estás en un lugar donde sirven comidas rápidas, selecciona las opciones del menú con cuidado. Tanto en casa como en la calle, elige porciones pequeñas de alimentos saludables que sean ricos en nutrientes y bajos en calorías.

Consejo: Para escoger alimentos saludables y bajos en calorías, revisa los datos nutricionales, hoy a menudo los puedes encontrar en los menús o en los sitios web de los restaurantes. Sin embargo, no te olvides que los datos nutricionales no siempre incluyen las salsas ni los extras. Prueba estos consejos:

  • Evita los combos o especiales, que, a pesar de darte más por tu dinero, tienden a tener más calorías de las que se necesitan en una sola comida.
  • Elije frutas frescas o yogur sin grasa para el postre.
  • Limita el uso de ingredientes extras que sean altos en grasa y en calorías, como el tocino, el queso, la mayonesa regular, los aderezos para las ensaladas y la salsa tártara.
  • Escoge productos cocidos al vapor, a la plancha o al horno en lugar de los fritos. Por ejemplo, prueba la pechuga de pollo a plancha en lugar del pollo frito.
  • Bebe agua o leche sin grasa en lugar de soda.
  • Como acompañante, sírvete una ensalada o una porción pequeña de arroz con frijoles en lugar de yuca o papas fritas.

 

Mito: Cuando algo dice "bajo en grasa" o "sin grasa," significa que no tiene calorías y puedo comer la cantidad que quiero.

Verdad: Una ración de un alimento bajo en grasa o sin grasa puede ser más bajo en calorías que una ración del mismo producto con toda su grasa. Sin embargo, hay muchos alimentos procesados que son bajos en grasa o sin grasa pero que tienen igual o más calorías que el mismo alimento con la cantidad completa de grasa. A estos alimentos a veces les añaden harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor y textura después de haber eliminado la grasa. Esto le añade calorías al alimento.

Consejo: Lee la información nutricional en la etiqueta en los paquetes de comida para saber cuántas calorías hay en una ración. Comprueba el tamaño de la ración. El tamaño también puede ser menor de lo que estás acostumbrada a comer.

 

Mito: Si omito una comida, puedo bajar de peso.

Verdad: Si omites una comida, puedes terminar sintiendo más hambre. Esto te puede hacer comer más de lo normal en la próxima comida. Los estudios muestran una relación entre no desayunar y la obesidad. Las personas que no desayunan suelen pesar más que las personas que comen un desayuno saludable.

Consejo: Elige comidas y meriendas ("snacks") que incluyan una variedad de alimentos saludables. Prueba los siguientes ejemplos:

  • Desayuno rápido: come avena con leche baja en grasa y cubierta con fruta fresca o come una tostada de pan integral con mermelada de frutas.
  • Almuerzos saludables: prepara tu almuerzo cada noche, así no tendrás la tentación de salir corriendo de la casa por la mañana sin tu almuerzo.
  • Bocaditos saludables: empaca un pequeño yogur bajo en grasa, un par de galletas de trigo integral con mantequilla de maní, o vegetales con humus.

Mito: Comer alimentos saludables es demasiado caro.

Verdad: Comer mejor no tiene que costar mucho dinero. Muchas personas piensan que los alimentos frescos son más saludables que los enlatados o congelados. Por ejemplo, algunas personas piensan que la espinaca es mejor cruda que congelada o enlatada. Sin embargo, algunas frutas y vegetales enlatados o congelados proporcionan tantos nutrientes como los frescos y a un costo menor. Escoge vegetales enlatados bajos en sal y frutas enlatadas en su propio jugo o en agua. No te olvides de enjuagar a los vegetales enlatados para quitarles el exceso de sal. Algunos productos del mar enlatados, como el atún, son saludables, de bajo costo y fáciles de conservar en la dispensa. Otras fuentes saludables de proteína que no cuestan mucho son las lentejas, las alverjas o chícharos y los frijoles enlatados, congelados o empaquetados en funda.

Consejo: Fíjate en la información nutricional de los alimentos enlatados, congelados y en funda. Busca alimentos que sean ricos en calcio, fibra, potasio, proteína y vitamina D. También busca alimentos que sean bajos en azúcares agregadas, grasas saturadas y sodio.

 

FUENTE: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/control-de-peso/nutricion-perdida-peso-mitos-verdades


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados